AIRE ACONDIONADO Y COVID-19

CON APARATOS DE REFRIGERACIÓN LIMPIOS, TAMBIÉN PARAREMOS EL VIRUS

Se acerca el verano, suben las temperaturas y volvemos en estos momentos a conectar los aires acondicionados tanto en casa como en los locales comerciales y centros de trabajo. Y hasta ahora una limpieza normal podría servir.

Pero en la situación actual en la que resulta vital controlar la propagación del COVID-19, es obligado preguntarnos en qué medida afecta esta propagación del virus a través de los aparatos de aire acondicionado y cuáles son las medidas preventivas de control y desinfección.

De hecho, si antes el aparato se solía limpiar dos veces al año (en los meses de primavera, antes de encenderlo de cara al verano, y en octubre, cuando lo reemplazamos con radiadores) ahora debemos prestar especial atención ante la posibilidad que estos aparatos sean un vehículo de propagación del COVID-19 en ambientes cerrados e interiores.

Ante esta situación, desde varios ámbitos sanitarios autorizados se aconseja mantener los aparatos de aire acondicionado en perfectas condiciones de uso y desinfección, y sobre todo si son aparatos que ya tienen algunos años, ya que pueden recoger partículas como cualquier otra superficie y además propagarla a través de las corrientes de aire. El virus transportado en estas partículas podría llegar a permanecer un tiempo en el aire y ser transportado por los flujos de la ventilación o los sistemas de climatización.

En este sentido, se aconseja reforzar la limpieza de los filtros de aire y desinfección de los aparatos antes de su uso, a fin de evitar la propagación del virus en domicilios y locales comerciales como prevención ante el incremento de temperaturas.

Otro de los consejos de las autoridades sanitarias es que los sistemas de climatización no deben utilizarse para la recirculación de aire, y si es posible, hacer funcionar los aparatos de aire acondicionado en flujos lentos. Esto incluye a los aparatos domésticos que puedan funcionar en sitios públicos.

Limpieza de filtros

La limpieza de filtros debe realizarse con la frecuencia y el método ajustado a cada aparato y con la obligada protección personal.

Hay que tener en cuenta que, en este sentido, es muy conveniente dejarse aconsejar por un profesional autorizado antes de manipular los aparatos de refrigeración y aplicar productos de desinfección.

Tener el aire acondicionado limpio significa respirar aire limpio y libre de gérmenes, especialmente cuando hay niños en la casa. Poder tener un filtro sin incrustaciones no solo limita la proliferación de bacterias y polvo, molesto para las personas con alergias, sino que evita bloqueos cuando está en funcionamiento, prolonga su duración, pero sobre todo nos protege de las bacterias.

Por eso una buena limpieza y desinfección a fondo de nuestros aparatos es fundamental para evitar una posible propagación del coronavirus por vía aérea en nuestros hogares y locales.

Germicidas convenientes

Sobre este aspecto decir que, además de una limpieza y desinfección rigurosa del interior de los aparatos con los productos germicidas convenientes, es necesario limpiar el filtro del aire de una manera exhaustiva, ya que es la parte del aparato que recolecta la mayor cantidad de suciedad y bacterias, así como otros patógenos como el moho y los hongos.

Una vez limpia la superficie del filtro, es conveniente desmontar el filtro con mucho cuidado de no romperlo, y desinfectarlo y desengrasarlo con productos especiales con los que cuentan los profesionales autorizados de confianza.

Desinfección de los aparatos

Para un trabajo preciso y eficaz, también es importante invertir algo de tiempo en la limpieza y desinfección de las rejillas de ventilación y la parte externa con paños y productos indicados, así como la parte externa del aparato donde se acumula también mucha suciedad susceptible de carga vírica de superficie.

También los motores externos, que generalmente se encuentran en balcones o terrazas, deben desinfectarse periódicamente.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]